camiseta espana mundial 2022

Puede que fuera el brutal recibimiento que tuvo el once de Unai Emery desde que plantó bandera en el césped del Grand Stade de Tanger, con 45.000 hinchas, en su inmensa mayoría del conjunto capitalino, abarrotando los graderíos, o tal vez la locura que se desató en el propio recinto y después en las calles de la ciudad marroquí por la victoria de las huestes parisinas, lo que despertó en Mbappè ese sentimiento de pertenencia hacia el club de sus amores, camiseta de la selección española hasta ese instante oculto bajo la zamarra monegasca.